Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 julio 2007

westworld004.jpg

  Gracias a los dioses que hay canales como TCM que nos salvan algunos días de verano. Este fin de semana pusieron una película de mis años de adolescencia: Almas de metal. En su momento me impactó. Lo mejor de la película era el personaje de Yul Brynner, inocente de mí, hasta me daba miedo. La he vuelto a ver con la fascinación de entonces y con la sensación de un cierto aire de familia. Claro, los Terminators. El personaje del vaquero obstinado persiguiendo su objetivo sin pestañear, la determinación reflejada en su forma de caminar; ni las balas, ni el ácido, ni el fuego eran obstáculos para él. Este Yul Brynner del oeste, sin duda, era el antepasado del personaje inquietante de Terminator, sobre todo del malo de la segunda película, vestido de impoluto policía deshaciéndose y rehaciéndose, ambos con la misma mirada, la misma forma de moverse, esquivando obstáculos similares.  terminator2-3.jpg La idea de fondo también se repitió después: un parque temático, en este se recrean tres mundos: El oeste, aquí están los protagonistas, el medieval y el romano. Al igual que en su réplica posterior, empiezan los fallos: serpientes-robot que muerden y matan, máquinas que se rebelan, clientes confiados que son asesinados por las máquinas, los técnicos que quedan encerrados mientras se agota el aire y son incapaces de detener el mundo que han creado.  Me dije, que ya que vivo aquí, en Internet, voy a buscar información sobre la película. Ya podían tener aire de familia, Michael Crichton:el mundo del oeste fue su primer parque temático. También me gustó Parque Jurásico, que tuve que ver entre manadas de niños (que cada vez que partían a alguien por la mitad de un mordisco, ellos se partían de risa) Como siempre que hay un libro de fondo, lo leí,  da la sensación de que en la película falta algo. Me gustó también el libro, de los deuntirón, luego lo intenté con otro del mismo autor y no pude pasar de las primeras páginas. Almas de Metal no tiene libro, escribió Michael Crichton directamente el guión y la dirigió.  Los Terminators supongo que son descendientes inevitables tanto de la literatura como del cine anterior. Me confieso enganchada a la ciencia ficción, ahora a las películas y series, antes a las novelas. Recuerdo cómo me gustó de Asimov Los propios dioses, fue la primera que leí. El cine también me llevó a los libros: Odisea 2001, esta vez gana la película, he llegado a soñar con algunas escenas, o Blade Runner, El planeta de los simios, el increíble hombre menguante y, por supuesto La máquina del tiempo Recuerdo otra serie que tuve que leer completa, esas manías mías con los libros: El mundo del río, fue tremendo porque la buena era la primera, A vuestros cuerpos dispersos, el resto decaían bastante, pero yo las leí de pe a pa. La idea me pareció también fascinante…saber qué pintamos aquí, qué ocurre cuando morimos…¿Habrá película? Los grandes enigmas e ideas del hombre siempre están detrás de este género, sólo hace falta un escritor a la altura.   Mi tema favorito es el de los viajes en el tiempo.                                                                    Por cierto, si a alguien le parece que La Vida es sueño va a ser una de esas obras pesadas, antiguas, incomprensibles, pues que vea primero Desafío total, con Schwarzenegger otra vez, a Calderón se le había ocurrido ya, aunque en otras circunstancias y escenarios. Eso sí son monólogos.

 

Anuncios

Read Full Post »

9788420470795.jpg      Me quedo sin detectives. Cuando se acaba una novela de estas te quedas un poco huérfana de lectura El cadáver arrepentido me gustó mucho más que La muerte viene de lejos. Esta última, que es la segunda, parece que sigue la inercia de la primera, el narrador está muy empeñado en hablarnos de la jueza, también del resto de personajes y se pone un poco pesado, vemos menos y a mí lo que me gusta es meterme en las situaciones, literalmente, estar allí: ver los lugares, observar a los personajes, sentir los ambientes y recordarlos luego como sitios casi reales. Esto ocurre en El Cadáver arrepentido; me ha gustado también la organización de la trama y los personajes en torno a un acontecimiento, una boda; la vuelta al pasado es la justa para saber de qué va la historia. En esta novela conocemos mucho mejor a la juez, como le gusta a ella, porque no para, la vemos constantemente en acción desde muchos puntos de vista, no sólo en su trabajo: vuelve a su juventud, habla con viejos amigos, baila…

   El argumento va avanzando de forma similar a las otras. No se sabe nada. Hay un cadáver, muertos quizás asesinados o no, esta vez no hay un sospechoso, o asesino claro, desde el principio como en las anteriores; vas leyendo y no sabes siquiera si hay crimen. Y no digo más.  Es también interesante en las tres que más que describir personajes individuales, salvo la juez quizás, se describen grupos sociales, algunos fuera de su tiempo.  No sé qué voy a leer ahora. Espero que el autor esté escribiendo o pensando seguir la serie. Es lo malo de leer autores contemporáneos, al fin y al cabo los clásicos, de cualquier época, ya se han muerto y no te tienen con el alma en un hilo. Creo que me pasaré por las últimas rebajas de libros para consolar mi orfandad.

Read Full Post »

Efecto lupa

lobaton.jpg

  Hoy estoy, como diría mi vecina Charo, desmadejada. No tengo ganas de nada. Justo para las labores de mantenimiento. Ni siquiera he pasado por mi rincón de lectura. Total, que aquí estoy tirada en mi sofá desde hace horas viendo programas vespertinos, de los que basan su formato en el efecto lupa ¿Qué es esto? ¿Qué ocurre en lo más recóndito de nuestro cuarto de baño, bajo cuatro candados, lejos hasta de la mirada del perro, cuando nos depilamos toda la cara en un espejo de aumento? Terrible espectáculo. Pues eso hacen estos programas: poner una situación, personaje, historia, normalmente de escaso interés, bajo  un efecto de aumento, sin matices, sin contexto, con imágenes sesgadas y mucho ruido. Realmente agotador. Para colmo ya no se cuentan las cosas. Lo importante son las imágenes que se acompañan de palabras vacías y absurdas. No se vaya a creer nadie que soy de las queapenasvelatelevisiónsolohagozapin, no. Hay programas que me gustan y me tienen enganchada.  Me gustan, por ejemplo, los programas que nos cuentan una historia, bien contada y con buena dicción, sea cual sea el contenido. Recuerdo cómo me miraban mis amistades más progres cuando decía que a mí me gustaba el programa de Lobatón ¿Quién sabe dónde? Me encandilaba la parte de las historias de los desaparecidos, con fotos en blanco y negro acompañando a la voz de Lobatón, perfecta, te envolvía y hacía grandes las historias más corrientes, convertidas en pequeños y cuidados relatos que no hablaban de la fulana o la mengana que no aparece sino de una joven mujer que salió de su casa un día… Un programa que me gusta por esta razón es Milenio 4 ¡Qué bien cuentan las historias! Te ponen el corazón en un puño, no de miedo sino porque tienes que esperar hasta que terminan de contarla.  Mucho presentador(a) macizo(a) o fashion, pero cuando abren la boca, como el chiste aquel que no pienso repetir Pa c… ¿Ya no hay locutores? No voy a pensar en lo que queda de día, quizás lo arreglaría un…  

                                                   

magnum essence

Read Full Post »

la muerte viene de lejos

  Ya acabé mi libro: No acosen al asesino. Ya estoy empezando el segundo, el de la foto. No voy a contar el argumento, sólo la sensación que me ha dejado, aparte del follón familiar de si “Loli ¿comemos?, ¿por qué no te enganchas a Arguiñano y salimos ganando todos?” o “Loli, el teléfono, es para ti…” etc. Sólo reaccioné a una llamada, la primera en una semana, de mi vástago desde sabe dios donde.  El libro lo recomiendo, sobre todo si estáis libres de cargas familiares. Empieza con el asesinato. Toma. El lector  no tiene ninguna información física o sicológica del asesino, sólo su nombre, queda sin dibujar. A partir de aquí, los personajes se van revelando poco a poco a través de las opiniones de los otros personajes; la información sobre el crimen también se va dosificando de la misma forma, así que no tenemos un narrador plasta martilleando. Realmente no hay protagonista, todos intervienen cuando es necesario para llegar al final, sin sorpresas ni golpes de efecto, a conocer el porqué del crimen. Otro dato interesante, sobre todo para casos como el mío, es que los capítulos son breves y va alternando situaciones y personajes, la historia se va trabando perfectamente, pero no te pierdes y puedes, entre medias, bajar a la gata de las cortinas, poner el lavavajillas y mandar a paseo a quien sea.  La muerte viene de lejos empieza con personajes conocidos, la jueza y Carmen, y con un posible asesinato…Y ya está bien de interrupciones, hay que comer rápido, me va a tocar llevarme la novela en el bolso si no quiero un divorcio por infidelidad lectora.

 

Read Full Post »

mi libro  El universo ayuda a quien lee. Os lo digo yo que me he leído todos los libros de autoayuda habidos y por haber; siempre dicen que si tú pides, pero en serio y con convicción, consigues lo que sea. Esto me sucede a mí con los libros. Cuento la última. Tengo que desahogarme. Aquí estaba yo con mis lecturas pendientes, que si cual me leo ahora, que si está es muy corta, que esta parece floja…sin encontrar lo adecuado que sería un novelón bien largo, suelo acabar en el siglo XIX, una de detectives, pero buena o una novela histórica con mezcla de todo, pero buena. Pues nada, para distraerme me fui de rebajas de libros (las otras ya las tenía rastreadas y superadas, se agotan antes) Para esto no hay que ser exquisita, un libro es un libro y se compra donde esté. Me di una vuelta por los grandes almacenes, grandes superficies que le dicen ahora, allí están los chollos. En uno de los más populares, donde todos los envases pasan del kilo y medio, me esperaba mi primer libro: En una pila al lado de los cojines, libros 3X2, de bolsillo, hay editoriales en las que se pueden distinguir las letras del fondo en estas ediciones, y llamándome desde un esquina: No acosen al asesino, de José María Guelbenzu ¿y? Aquí viene lo bueno, yo tenía en  mi pila de pendientes El cadáver arrepentido, había dado con una reseña en su página, que por cierto es de las agradables de visitar; claro, lo compre rápidamente, donde haya un crimen; luego pensé, si no he leído los anteriores con la misma protagonista… y no me quedo tranquila en estos casos. Bueno, pues resuelto, el primero ya lo tenía, no caí en la tentación de llevarme dos más por la oferta, no estaba el que me faltaba; aún así 3 €, vamos que si se te cae a la piscina, vas y te compras otro sin trauma ninguno. Trauma el mío, ahora va y me falta el del medio, tuve que ir a por él y este no estaba en los comercios de mi barrio, así que me tocó ir a una librería, con lo que son los autobuses en verano. Lo conseguí. Esta patología me ha llevado a la necesidad de leer obras enteras de algunos autores, menos mal que con la edad, si un libro es un tostón, va costando menos dejarlo. Aquí estoy, en mi sillón, con mi té frío, con el niño de curso de inglés y Quique en la siesta, devorando el primero. Otro día más historias de rebajas y patologías lectoras.

Read Full Post »

El Acabose

  Esto me deprime mucho. Menudo se puso mi Dani en una ocasión porque suspendió un examen por faltas de ortografía, nos enfadamos todos: yo con él por bruto, repitió la falta cuatro veces de despiste nada, él conmigo porque, según mi vástago, soy la única madre que se pone de parte del cenizo del profesor en esto de las faltas, Quique porque le fastidiamos la siesta tanto alboroto por una letra más o menos.   A lo que iba, estoy aquí leyendo en mi retiro de verano, con lo que me cuesta elegir libro de la pila de pendientes y que luego valga la pena, para que te encuentres ¡ faltas de ortografía ! en un libro editado además en una edición cuidada y agradable. Contenta estará la autora y todos, menos el culpable que vaya usted a saber. El libro también es de los que elegí porque hablaba de un pintor que siempre sale en los libros de texto de mi niño, en el tema de los románticos con unos personajes estilizados delante de unos abismos y montañas de vértigo, estaba entretenido hasta la página 119 donde dice:

…el príncipe de los nazarenos con la RALLA del pelo bien recta.

¡Jesús! fui con el corazón acelerado a por el diccionario, ¿qué es una ralla, pensaba, un tipo de piojo? no me parecía apropiado para el príncipe de los nazarenos y…no era nada, vamos era mucho, una falta de ortografía como la copa de un pino. Conseguí a duras penas leer cuatro o cinco páginas más, me da miedo encontrarme con otra ralla, aquí lo tengo y lo voy a terminar aunque leer cada vez es más peligroso.                                    

Read Full Post »

mccrea.gif   Tengo mi pila de libros pendientes, cada vez más alta, esperándome. Aprovecho que mi Dani está de curso de idiomas. Puedo leer tranquila y de un tirón que es como me gusta hacerlo. Cogí uno de esos libros que compras por curiosidad: Literati, me gustan los libros que hablan de libros, pero siempre que cuenten una historia, sin rollos que a mi lo que me gusta es que me cuenten algo, si hay algo que entrever ya lo haré yo solita. Bueno, pues cojo mi libro, miro la foto de la portada, muy sugerente, leo la solapa, todo…y empiezo. Es de los que se lee del tirón que he dicho antes, porque esperas todo el rato que lo bueno venga en la página siguiente, busca que busca y lee que lee, entre lavadora y ensalada de garbanzos, entre compra y tapitas con mi Quique…y nada, que no estaba; lo bueno era la idea, que me juego algo a que no era suya, si supiese algo de filosofía o literatura antigua ahí estaría. No voy a contar el argumento, está en la solapa del libro o en la página de El Corte inglés. Lo que más me gustó son las escenas más cotidianas, el jovenzano que inicia una nueva vida de universitario, su adaptación, sus cambios, cómo se va alejando de su familia, miedo me da, y entrando en nuevas historias. También es de agradecer que no se perdiese en los esoterismos que nos invaden en las novelas de los últimos años, que con el Código da Vinci me pasó igual y encima menudo enfado pillé con todo el rollo de la Magdalena, a buenas horas mangas verdes, con la de novenas de la Inmaculada concepción que llevé de chica en el colegio, un tostón de libro. Volviendo a mi libro actual, le falta chicha, no entra en el fondo del argumento, nos deja así, con las ganas de saber los porqués de lo que ocurre, como escrita sobre la marcha, que digo yo que los escritores pensarán un poco lo que van a escribir que no todo es pasar una cosa detrás de otra y ya está si no para qué leemos, con poner la tele ya sería bastante. Y lo peor el final, vamos que no acaba, lo que se dice final no tiene, el protagonista medio loco, todo muy raro, pero sin ningún motivo.  Si es que desde que leí El corazón helado allá por el mes de febrero, no he vuelto a ser la misma, eso sí era chicha y todo bien atadito y bien contado. Y Lorenzo Silva sin escribir novelas, si ya lo digo yo cuando veo a todos en ferias del libro y programas de esos que ponen a las tantas con una pila de libros: ¿Por qué no se van todos a escribir? Voy a ver si encuentro algo comestible, leestible vamos. ¿Y si le pregunto al libro? 

 

Read Full Post »