Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 abril 2008

Otra vez el ruido llega a mi ventana. No paran. No es el amor que pasa, los besos son de Judas, por lo anacrónicos y el batir de alas de murciélago por descontextualizados.

 Lo hablaba yo con mis vecinas después de la reunión de portal. Hay gente por la que no pasa el tiempo ¿Cómo se las arreglan? fácil, se quedaron con los pies hundidos en la España de hace treinta años y ahí siguen, con telarañas en el bigote. Estábamos en asuntos vecinales de higiene y limpieza, vamos, que hay vecinos que entienden por reciclar dejar la basura a pie de contenedor, incluidos el bidé y un colchón. Recordábamos cuando se tiraba la porquería del cubo de casa al cubo grande de la calle, y el adelanto que supusieron las bolsas de plástico para la basura y los contenedores. Pues alguno no se ha enterado, tampoco se enteran de las reuniones. Podemos ponerles verdes a gusto, ecológicas que somos.

  Como dice mi Quique, tengo una imaginación aparatosa y de este asunto del tiempo me hago mi propia película. De ciencia ficción, claro. Lo veo como una cinta que pasa sin parar: es el Tiempo. La mayoría se sube y sigue; otros se bajan y quedan atrapados en bandas que son muy cortas, caminan sobre ellas sin avanzar un centímetro nunca. Ellos creen que están en su tiempo, al día: tienen DVD, GPS, móvil o escriben blogs, pero siguen tirando basura a la calle.

 Hoy he oído-leído voces de otro tiempo. Lo más comentado del día ¡hay mujeres en el gobierno! ¡Madre del amor hermoso! Mira que hay mucho donde elegir, mientras no mutemos, como decía aquel: “mañana hará un tiempo, u otro” Recuerdo casos celebres: una que nos explicó cómo hacer caldo con huesos de animal-cuerdo por si la vaca salía loca; otro que reconquistó una isla perejilera a la manera del sargento Arensibia (El de Historias de la Puta Mili), unas famosas por su discurso ágil, otros por sus gamberradas en el Congreso para mosquear al “profe”, no sigo. Tampoco hay que darle vueltas al tema, es fácil: Que se suban en la cinta o que dejen de gritar desde el pasado. Alguno está en los tiempos del cuplé.  No hay quien se concentre con tan poca memoria del presente y tanta pesadilla histórica.

Anuncios

Read Full Post »