Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Crónicas del híper’ Category

flautistah

Hoy he cometido uno de esos errores de no haberlo pensado antes... Verano, vacaciones, final de mes, 12’30pm ¿Qué hago yo? Pues ir a comprar, si señor, con dos bolsas. Primero, me he pasado por las rebajas de DVDs, menos mal, por un lado y más peor por otro: una bolsa más. Ya he notado, en los DVDs, un ambiente extraño, un murmullo de niños unos decibelios más alto de lo normal. Bien, yo a lo mío. He comprado El Bazar de las sorpresas, de Lubitsch, que me gusta mucho y no tenía. Ya podía ir hacia las frutas y verduras. Una vez puesto el pie, con mis dos bolsas vacías y una llena, en la gran superficie de alimentación, he recordado mi devoción a san Flautista de Hamelin. Es mi héroe. Cada pasillo estaba ocupado por una media de cuatro a cinco infantes acompañados por uno de sus progenitores, dos en algunos casos; no hubiese pasado nada si hubiesen estado solos. He contemplado un despliegue de la cultura española en lo que a la crianza de zangolotinos se refiere. Lo más frecuente:

-Los niños dentro de los carros donde yo suelo poner la comida. Ya se sabe que los niños no pisan el mismo suelo con caca de perro que los adultos, así que no pasa nada y por eso el personal de los comercios no ve nada tampoco.

-También podemos observar cómo el niño/a tiene que informarnos a todos a grito pelao de sus deseos, observaciones, consejos de compra y gustos alimenticios.

-Ya en la cola de la caja, cuando me han salido unas cuantas canas más y un tic en el párpado, si el muchachito/a puede, te pisará o manoseará tu compra. Luego, se colocará entre el carro y su mamá para que el proceso de volver a recoger los productos pasados por caja sea lento y con unos cuantos alaridos más. Tras esto, caminará  sin llevar un solo paquete, con su madre indefensa bajo dos bolsas en cada mano y otra en los dientes, además del carrito.

Por eso he deseado que apareciese san Flautista de Hamelin con su flauta, mejor con toda la banda que si no, no lo oyen. Que se lleve a las criaturas a las montañas y las devuelva criaditas a sus papás, luego que se los lleve a ellos y les dé un cursillo.

Voy a por unas velitas.

velas

 

Read Full Post »

lolibolsas

Ya está todo arreglado. Todos los hipermercados tienen la solución. Desde hace unos meses venden diferentes tipos de bolsas plegables para llevar en el bolso y no utilizar plásticos. Yo estaba orgullosa porque, en un ataque de sensatez, había reciclado una de las que te dan cuando compras un bolso para guardarlo; de color negro, muy sobria. Rechazaba yo las bolsas de plástico con orgullo; hasta que vi una de estas plegables de ¡color naranja!, la urraca que hay en mí se lanzó en picado y ahora tengo dos.

Tras la nueva medida del gobierno que contaba el otro día, también venden bolsas de plástico por 0’95€. Son igual que las de toda la vida gratis, pero pone reciclable y son más cuadradas. ¿Quién nos impedía reciclar las gratuitas? Me imagino el éxito. Quizás en esos países donde los grajos vuelan bajo todo el año y los niños quedan como príncipes en los informes pisa… ¿pero aquí? Ya veo la escena: las cajas repletas de clientes y un señor de la fila de sólodiezartículosperoquémásda15ó20 gritando:

-¡Una ronda de bolsas para todos! ¡que pago yo!

– ¡Ni hablar! ¡Hoy me toca a mí!…pon para todos y de las grandes –responde otro, sacando pecho-

Se monta un guirigay de narices y una voz, con acento autonómico, sobresale entre todas:

-¡Qué cada uno pague lo suyo!, no se hable más.

Menudo aguafiestas. Como nosotros somos así, seguiremos añadiendo unos euros de bolsas reciclables a la compra, será por bolsas, ¡total por unos euros!

 

Read Full Post »

 

laleche

Hoy, mientras peleaba con un cartón de leche, después de abrir la cafetera utilizando guantes de goma (no hay otra manera) y antes de asistir al parto de una esponja para el baño, vivía en la ignorancia de las buenas noticias que me reservaba la prensa diaria: Van a eliminar pronto las bolsas de plástico. ¡Bien! he gritado exhausta. ¿Pero, sólo las bolsas? ¿Qué bolsas: de los hipermercados, de basura o todas?

Esto me ha hundido en una de las realidades más estresantes de nuestras vidas, y como yo no hablo sin pruebas…ahí va un trabajo de campo hecho en el trayecto de la cocina al baño en un día cualquiera.

Lo del cartón de leche: vienen en cómodos lotes, llamados packs, de cuatro, pero de cuatro siameses unidos por todas partes. Primero a cortar la tira; luego, el plástico que los envuelve como una piel; para terminar, el cartón que no los suelta así como así; ¿qué queda?: un cartón para el contenedor de papel, un plástico para el de plástico y una tira plastificada ¿para dónde?; una vez bebida la leche, un tetrabrik para el contenedor de tetrabrikes.

Otro testimonio: la sandía. Yo que no soy de comer siempre lo mismo y menos en verano y en cuestión de frutas, me inclino por no comprar una sandía entera de esas que ocupan todo el carro. Pues nada, digo ¡mira qué bien, un trozo de sandía! un trozo de sandía ¡envuelto! ¿Con un plástico? no,  con varios plásticos y con varias vueltas de plástico, de ese que se adhiere como una pitón a su presa. Venga, a quitarlo mientras la pobre sandía te mira por la ventana ahogada y tú te mueres de sed. Dices: pues voy a comer algo dulce para quitarme el estrés, vale, pero primero sácalo de su bolsa; tienes dos opciones: una, cortar por lo sano y luego buscar otra bolsa para guardarlo; dos, cortar el celo que graciosamente cierra la bolsa con varias vueltas, que lo habrá puesto un primo de Sansón, no hay por donde hincarle la tijera.

Para quitarnos el calor de los esfuerzos, vamos al baño. Si es fiesta y no tienes que salir en todo el día, puedes cambiar la esponja, para ello se necesitan tijeras, de las de podar, no de las que hay en el baño normalmente. ¿Quieres poner colonia en un frasquito pequeño? muy cómodo, no guardes las tijeras de podar.

Ya tenemos residuos para todos los contenedores. Misión cumplida. No hablemos de las bandejas del pollo, de las pilas, de los bolis…Por hoy basta, seguirá el trabajo de campo.

Read Full Post »