Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘palabras y dichos’

loliamarillo

Estaba deambulando por mi cocina, sin decidirme entre despertarme o dejarlo para cuando pasen las vacaciones, cuando una de esas frases hechas estridentes y rancias me ha dado una bofetada. Procedía de la radio, que mi mano en modo automático había encendido. La radio es otro mundo, pero ya ves, atacan por todas partes. Como no podía ser de otra manera, ha dicho la locutora, ¿qué? pues ya no me acuerdo, sólo sé que siempre que se lanza esta expresión lo que le sigue puede ser de mil maneras diferentes, o más; incluso aplicando la ley de Murphy existen miles, millones de formas de salir algo mal.

Otra expresión familia de esta: Como un X más: La X toma distintas posibilidades: español, muy útil para comentar las vacaciones reales; turista, lo mismo, vamos que viene Madona y visita el Pilar y todos sus santos, un suponer. En resumen, es idónea para teñir de normalidad y cotidianeidad lo extraordinario y viceversa,  especialmente indicada para televisión. Otro recurso de concursante televisivo: un montón: lo que se quieren, se acuerdan de, se divierten y digo yo ¿un montón de qué? ¿un montón de mogollón? si lo dice uno tiene gracia, pero repetido un montón pues da que pensar ¿sólo se activa la neurona léxica de la m en la tele? Hay un cierre de conversación, colofón aunque suene a taco, habitual: Pero bueno…así, en suspenso, después de: mató a su vecino, no se habla con su familia desde el año 53, su madre le pasaba el porro a los tres años porque él lo pedía…cosas así. ¿Qué significa el Pero bueno? desde luego nada bueno, como poco “nunca me había parado a pensarlo”.

Esto me pasa por hacer un mal uso del sofá en tardes calurosas, te tiras allí y la mano automática ya ha encendido la tele insidiosamente en canales de léxico distraído. No quiero entrar en los telediarios, ni en las noticias…este blog no pretende ser intenso ni trascendente, pero lo de los bolsos de doña Rita…Hay una palabra muy útil en todos los idiomas: NO, acompañada de un gesto rotundo casi todo el mundo la entiende, hasta los regalacosasatodoslospolíticoscomounciudadanomásperobueno. Que Verdes las han segao, digo.

Read Full Post »

lolicampo

La edad me vuelve más sensible al ruido, incluido el ruido de ciertas palabras y expresiones; resultan tan agresivas como ridículas. Algunas de uso cotidiano, sobre todo en televisión. Por ejemplo, me chirrían: No te voy a permitir que…tan ridícula como peligrosa porque envalentona al receptor que no necesita permiso. Me parece pretenciosa, ¿cómo se permite, o no,  un pensamiento, una sospecha, expresarse, algo de esta condición tan poco sometida a normas y leyes? La mejor manera de no permitir es desaparecer de escena. Otra que odio especialmente es ese…No te pongas nerviosa…que te espetan cuando estás tan tranquila que normalmente pones de los nervios a quien lo suelta; además, ¿por qué no me puedo poner nerviosa en caso de querer hacerlo? Otra orden del mismo palo, país de sargentos chusqueros…No te pongas así…dice alguien que ha llegado con la insana intención de lanzarte un cuchillo cuidadosamente afilado; ¿Qué ley prohíbe ponerse a una como han buscado que se ponga? Son expresiones propias de personas especialistas en sacar de quicio, de las que se nutren del mal rollo y acechan, esperando entre la maleza. Luego está el grupo de los videntes: yo lo sabía…pues haberlo dicho, Nostradamus. Voy a recoger expresiones desagradables para quemar la lista en cualquier momento, como se puede quemar en Nochevieja, en San Juan, en todos los solsticios y equinoccios, no me faltará oportunidad.

Read Full Post »