Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Series’

Los Soprano

 

 

los_soprano

Casi con el verano he terminado de ver las seis temporadas de Los Soprano, todas seguidas. Había visto capítulos sueltos sin enterarme de nada. Es una serie que hay que ver de principio a final, por tanto la televisión no es la mejor opción. Es un peliculón larguísimo y muy bueno. Es coherente de principio hasta el penúltimo minuto. Una cita diaria con una serie de personajes por los que no vas a sentir ninguna empatía,  sí que se siente una familiaridad con el paso del tiempo, cortada invariablemente por una brutal paliza. El espectador es el único que va conociendo a todos. Unos a otros, ni ellos mismos, se conocen,  sólo van de la desconfianza a la lealtad según se levanten ese día. Capítulo a capítulo se va adivinando quién se busca un tiro o una paliza. La combinación realmente original es hacer una serie basada en la evolución interna de unos personajes y centrarla en un mundo donde parece que la introspección no va dar mucho de sí. Las escenas más violentas de asesinatos y golpes, también las más explícitas entre los mafiosos y sus chicas van disminuyendo a medida que avanza la serie, ya sabemos en qué mundo nos vamos a mover. El eje de la serie es la conversación continua entre Tony Soprano y su siquiatra, en la que aparece  siempre la figura de la madre de Tony,  veremos a Livia en acción hasta su muerte. Ella es el personaje más logrado de la serie, mafiosa de espíritu: manipuladora, extorsionadora, egoísta, sin lealtad ni cariño a los suyos, etc. Hay algunos que parecen salir de ese patrón, pero son sólo pequeñas escaramuzas como los intentos de Carmela por tener una independencia, agotados ante la imposibilidad de conseguir algo en su divorcio; la rebeldía de Meadow que puede compatibilizar su preocupación social con el medio de vida de su familia; la estéril concienciación de Tony hijo, o la relación filial de Tony y Christopher que va pasando del cariño al asesinato. Quizás el único que tenga cierto halo de idealismo sea Furio, curiosamente el único italiano, fue capaz de respetar a Carmela, de amarla platónicamente por respeto a Tony más que por miedo y huir como mejor solución.  No hay ni un solo personaje que no sea real, verosimil, todos van evolucionando; la relación de cada uno con los otros también es peculiar. Se podría hablar horas de cada uno. En cuanto al final, sabe a poco. Más que una genialidad parece un no sé qué hacer y  mejor dejo una puerta abierta para continuar con la serie o  una película. Sería al fin y al cabo un final de gusto de Tony Soprano: una posibilidad abierta para seguir con un negocio muy rentable.

Ya los echo de menos.

 

 

Read Full Post »

Perdidos sin Lost

 

lost

Sólo queda un capítulo para terminar la quinta temporada de Perdidos, en Fox. En Cuatro se han decidido un poco tarde. Sigue siendo emocionante, aunque mis personajes favoritos van desapareciendo: Desmond, que era especial, según Eloise Hawking, y jugaba un papel importante, ha ido perdiendo protagonismo, ya ni aparece en los episodios. Al menos no llegaron a matarlo como a Faraday; me dieron un disgusto porque también esperaba más papel para este personaje, ojalá reaparezca en un salto temporal o como otros que han muerto. Ben Linus era un malo perfecto, también ha quedado en segundo plano y no sé muy bien cual terminará siendo su sitio en la trama.

Los momentos más emocionantes han sido cuando encontraron la escotilla y vieron la luz; descubrir que hay otras personas en la isla y el momento de los saltos temporales, tras mover la isla. Hay personajes que han quedado desdibujados, que parecían trascendentales y luego han desaparecido, como Walt; no me he enterado tampoco de por qué era tan especial. En cuanto a los protagonistas, Jack me ha parecido siempre un poco plasta, cómo le gusta salvarlo todo, un agobio, porque es médico y allí les hace falta…A Sawyer lo han descafeinado, era más entretenido de canalla que de Lafleur; hay una esperanza para este personaje situado entre Julie y Kate en el submarino. Kate también cansa un poco, es un estilo a Jack. Locke sigue siendo importante. Hay otros personajes que han mantenido su línea exactamente igual desde el principio como Sayid y Hurley, también Jin y señora.

En cuanto a las explicaciones, es increíble la que se ha organizado en Internet. A mí me gusta más la línea de la ciencia ficción, la de los saltos en el tiempo, la de Faraday. La parte místico filosófica de los elegidos, la misión, etc. es complicado que lleve a algo satisfactorio. Queda el gran misterio: Richard Alpert ¿Se cayó en la marmita de la poción de la eterna juventud? ¿quién es? Esperaré impaciente la sexta temporada y los DVD de las dos últimas para verlo de un tirón.

Read Full Post »

 

Sigo con mi terapia de series. He terminado de ver todo, todo, todo Expediente X. Desde el principio. La he visto con gusto. Las series que en su día me entusiasmaron las veo con una inocencia absoluta, pasen los años que pasen. Por ejemplo: Star Trek, las del capitán Kirk y las primeras del capitán Picard; me sigue pareciendo muy “moderna” la estética de la primera serie, luego se han hecho más oscuras aunque han mejorado los aparatos de las naves, efectos, etc. Pero aquellos colores de los uniformes, las rocas de los planetas que parecía que iban a salir volando y el mensaje optimista de todos los argumentos: Paz y amor para todo el universo,   siguen enganchando.  Expediente X tiene algo de ese contenido inocente, no creo que sea ningún mensaje; la cruzada de Mulder repetida en todos los capítulos, las reflexiones cósmico religiosas de Scully, los buenos, los malos de toda la vida. Viéndola así de tirón, pues sí hay episodios que flojean un poco, que parecen de relleno. También hay algunos muy buenos y con temática repetida. Me gustan especialmente los que se centran en personajes que parecen haber quedado anclados en el pasado más remoto de la humanidad y siguen ahí,  como Squeeze de la primera temporada, que vuelve a reaparecer en otro episodio: buscan a un hombre que, creo que por una extraña mutación, cada treinta años dejaba su letargo y salía a alimentarse,  con la peculiaridad de estirarse y entrar por cualquier hueco de las casas; Otro, que no encuentro el título, en el que una familia de ¿homínidos? han conseguidos sobrevivir en el bosque; o  Home: descubren a una familia con terribles malformaciones debidas a la endogamia de años, este sí que me pareció una crítica a los valores patrióticos y familiares que ofrecen muchas de las películas y series americanas clásicas, al igual que, desde otra perspectiva, Arcadia: tienen que investigar unas desapariciones en una urbanización modélica que había recibido todos los premios, algo así como al pueblo más limpio que había aquí; era perfecta porque se cargaban a los que saltaban las normas. Son muy divertidos los que tienen a adolescentes como protagonistas, también parodian las películas americanas de baile fin de curso, capitán del equipo, chicas populares y todas esas historias; la verdad no salen muy bien parados, hay uno que los resume se titula algo así como “capullo” que es una emisora que recoge vídeos de todas las tonterías que graban y les envían. La trama de la conspiración, de los extraterrestres era mejor en las primeras temporadas; quedó al final un poco forzada, sobre todo a partir de la locura de Mulder, el platillo que encuentra Scully con las inscripciones, supongo que la retirada del actor les trastocó el argumento. Hay novelas con conclusiones mejores. Un personaje ocasional, pero interesante es Krycek, los malos siempre lo son, como Benjamin Linus en Lost, aunque Krycek no le llega a la suela de la maldad. Bueno, dejo ya Expediente X.

   Voy a seguir con mi terapia de series, me cansa intentar ver en televisión algo, se acaba haciendo zapping y eso para mentes dispersas como la mía es terrible. Llevo desde el año pasado intentando ver La habitación perdida y no he conseguido verla bien, primero, en Cuatro y luego en otro canal, o se me olvida el día y hora, parece una visita médica, o está empezada, o estoy con labores propias de subsistencia familiar…no hay manera.

 Retorno a Briseshead Voy a cambiar un poco. Otra serie que me pareció increíble en su día (su día sería 1987,88), que la grabé en vídeo y,  además, evitando los anuncios es Retorno a Brideshead; si no iba a estar en casa, la programaba y si no, daba la lata hasta encontrar a alguien que hubiese grabado el capítulo.  La veía todos los años. Evidentemente, ya que estábamos, leí la novela y otras del autor. También descubrí a Jeremy Irons, uno de mis actores favoritos. Después salió en DVD y, por supuesto, la compré. Le toca,  que ya hace tiempo que no la veo. Tengo para unos días.

Read Full Post »

 Truco para pasar de una época de trabajo a unas efímeras  vacaciones (todas lo parecen) y vuelta:

Enfrascarse en un maratón de series. Es rápido, cómodo, ficción al fin y al cabo. Las hay muy buenas. No hay que abusar porque podríamos hartarnos y adiós remedio. Es una terapia estupenda para situaciones que requieran una especial concentración, un aislamiento del perturbador mundo real. De la serie a lo que sea: trabajo, lectura, escribir, etc. La mente no se dispersa, la mía es muy díscola y no puede parar en un solo asunto. Cuando estoy de buenas lo llamo curiosidad, de malas sueño que tengo una olla a presión en el lugar de la cabeza, de aquellas que llevaban un silbato como si fuesen máquinas de vapor. Mis vecinas hacen ganchillo, decoupage o similares, creo yo que con la misma finalidad, sobre todo si sus maridos se han jubilado.

 Estas vacaciones tontas son un momento propicio. Le ha tocado el turno a Expediente X, una de mis series inalterablemente favoritas. Las películas que han hecho no pienso verlas, no quiero ver cómo estiran y estropean buenos guiones. Creía que no había visto las últimas temporadas, pero sí he visto la mayoría. En su día lo hacía por la televisión “normal” entre anuncios, cortes y cambios de horario. He empezado en la séptima y me sigue gustando igual. La veo doblada, pero me parecen buenos los diálogos, las historias que cuentan, la ironía con que se plantean los temas (por ejemplo, el episodio 4 de la octava temporada) Me gusta la estética de la serie, interiores pequeños, poca luz, exteriores urbanos, casi siempre o con una tendencia al desierto y la América profunda en los espacios exteriores, la indicación, al inicio de escena, de la hora y lugar; los primeros planos de los personajes; también que tenga una continuidad aún cambiando actores y con personajes nuevos, no como las series horribles que si se dejan pasar cuatro capítulos ya se ha transformado la personalidad de todos los personajes, tipo Falcon Crest,  que es lo que había cuando empezaron a llegar las supermegaseries, hace nada. No veía series yo en aquellos tiempos, me cansaban y nunca he soportado las que duran media hora con otra media de anuncios. Ya se me ha dispersado la olla a presión. Estaba en Expediente X. En la octava temporada aparece, en lugar de Mudler, el agente Dodget (para mí el cybor que le hizo la vida imposible a nuestro Terminator, me daba mucho miedo) Qué manía la de los actores de creerse imprescindibles y pedir más dinero, qué inocencia. La serie siguió igual de buena. Pienso verlo todo, hasta la novena. Seguiré hablando de las series que me gustan, también de las que no y de las que no vería nunca porque después de tantos años me caigo bien. Me espera la olla de verdad, hasta pronto vecinos1


1 Vecinos quiere decir vecinos, vecinas, vecinitos y vecinitas, empecemos bien el año.

Read Full Post »

Nostalgia de futuro

 No puedo ser nostálgica, aunque me gustaría. Como mucho me resisto a hacer limpieza de armarios y deshacerme de trastos viejos, eso sí cada vez menos, incluso hago un par de limpiezas al año; cuando veo bolsas repletas, preparadas para abandonar su tedioso rincón en el armario, me siento liberada. Es un exorcismo, una digestión de productos ligeros que pesan en el ánimo. Los hay más complicados de digerir.

 He tenido mi dosis de ficción nostálgica este verano. Husmeando por la sección de DVD, me encontré con Tristeza de amor¡Qué alegría! Recordaba esa serie, nunca la vi entera, de vez en cuando me topé con algún capítulo, atraída por su sintonía: la canción de Hilario Camacho. Así que me dispuse a verla de un tirón, guardándola como un tesoro para algún momento de tranquilidad, sin comentarios ocurrentes de la familia.

 Intenté atraer algo de nostalgia, que me pareció lo más oportuno. Pensé…entonces (1986) tenía la edad de este personaje, uno de los más jóvenes de la serie, dejando a un lado a la sobrinita…Ahora tengo la edad que tiene este otro personaje que ve su vida en completo declive. Pues nada, no hubo manera. Pasé a una nostalgia socio-histórica…qué buenos años, qué optimismo, pero claro dado que el propio argumento de la serie versa sobre una amplia gama de personajes que viven o tratan de vivir del cuento, muy representativos del chorizaje o pelotazo del momento…pues de aquellos polvos estos lodos, me dije. Para rematar recordé las guerras, atentados, situaciones terribles que estaban por llegar y decidí dejar el intento y disfrutar de la serie, de los detalles cotidianos: la ropa, la mía con hombreras ocupó hace tiempo su bolsa digestiva, los coches, la calle…

 ¡Cielos! Mi cerebro hizo un clic al ver un ordenador, o algo parecido, de ese momento. Un artefacto enorme, gris, horrible, con una pantalla negra donde aparecían letras y signos blancos…No existían estos ordenadores tan de ir por casa, primos de la lavadora y el microondas, electrodomésticos imprescindibles… ¡No existía Internet! ¿Cómo podíamos vivir? Mis neuronas se dispararon…todavía tengo tiempo, con un poco de suerte, de conocer algo similar, que cambie nuestra forma de ver el mundo, qué emoción, qué nostalgia me produce el futuro.

Read Full Post »